Electroestimulación y niños

¿Pueden los niños usar el electroestimulador?

No son pocos los padres a los que les gustaría ver a sus hijos disputando un partido de primera división por televisión. A ser posible que si hijo jugara en el Real Madrid o en el F.C. Barcelona. Eso sería lo más.

Para cumplir ese sueño (algunas veces una obsesión) los papas acompañan a los niños a los entrenamientos y partido y viven cada momento con una pasión exacerbada, llegando a límites humanamente incomprensibles.

En el afán de superación de sus hijos, el otro día un padre me preguntó esto:

Hola Pedro

Tengo a mi hijo jugando en cadetes y me gustaría hacerte esta consulta. Resulta que llevan ya viniendo varias veces seguidas los ojeadores del Real Madrid y he oído que se han fijado en mi hijo. Quisiera incrementar más su potencial y me gustaría que pudiera entrenar con electroestimulación. ¿Qué programa le vendría mejor para conseguir más fuerza y velocidad?

Gracias

Bueno, pues qué queréis que os diga. Lo primero es que los chavales tienen que hacer deporte por diversión. Cuando la diversión no es lo primero, el deporte ya no gusta tanto e incluso se puede llegar a crear un trauma y aborrecerlo.

Lo segundo es que los niños tienen que hacer ejercicio de todo tipo pero con su propio peso. Cuando el cuerpo humano está desarrollando, no es bueno forzarlo con peso ni carga exterior, es decir, no es recomendable ni hacer gimnasio ni hacer electroestimulación, al menos hasta que pase la edad de desarrollo que viene a ser alrededor de los 16 años.

A partir de esta edad el niño sí que puede comenzar a usar la electroestimulación y asistir al gimnasio pero siempre moderadamente y guiado por un profesional. En algunos niños el desarrollo viene un poco tardío y en otros con más adelanto. Hay que tener este dato en cuenta.

Y lo tercero es que si quieres usar el electroestimulador en un niño, lo mejor son programas de masaje y recuperación. Esto sí que le ayudará a correr más y a tener más fuerza ya que al acelerar la recuperación, el siguiente entrenamiento o competición podrá hacerlo con mas intensidad y eso junto a un entrenamiento adecuado y específico sí que le ayudará a ir con más fuerza y más velocidad. Y además, le servirá como diversión.

En casa por ejemplo, cada vez que la pequeña tiene algún dolor provocado por un golpe o mala postura, el electroestimulador es una herramienta que ella ya sabe colocárselo solita.

Así que ya sabéis; electroestimulación en niños sí, pero solamente programas de masajes

Sé Feliz

Pedro García